Los archivos custodian la memoria escrita de la sociedad y la transmiten a las siguientes generaciones. La mayoría de las instituciones medievales aragonesas disponían de archivos, aunque muchos de ellos han sufrido pérdidas o se han destruido por culpa de las guerras, las purgas y la desidia. Otros son de difícil acceso o se encuentran fuera de Aragón.

Entre estos últimos, los más importantes son, sin duda, el Archivo de la Corona de Aragón (archivo del rey y su administración), en Barcelona, y el Archivo Histórico Nacional (fondos de instituciones eclesiásticas desamortizadas, Comunidad de Daroca).

Aragón, pese a todo, conserva un vasto patrimonio documental que en buena medida sigue inexplorado y se distribuye en decenas de centros, públicos o privados, repartidos por todo el territorio.

Hoy día, integran DARA Medieval 45 archivos que conservan documentos de la Edad Media aragonesa. Sobre cada centro se ofrece una breve presentación, datos de contacto y un doble acceso al buscador: el botón azul da acceso al conjunto de sus fondos, y las búsquedas destacadas a documentos o series de especial interés.